Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

noticiascabecera

Pensión de alimentos e hijos mayores de edad

Cáceres, 16 de mayo de 2017

Entre todas las medidas que se adoptan en los procesos de familia, una de las que más debate genera es la conocida como “pensión de alimentos”, cuestión que deviene más y más compleja cuando los hijos de los progenitores obligados a su pago alcanzan la mayoría de edad, e incluso la rebasan considerablemente.

 La pensión de alimentos es una contribución que debe realizar progenitor obligado al pago, normalmente el progenitor que no ostenta la custodia de sus hijos tras un procedo de divorcio, ya sea de muto acuerdo o contencioso; ahora bien, la misma no puede tener carácter indefinido. En este sentido suele surgir una pregunta ¿qué pasa si estoy obligado/a al pago de una pensión de alimentos cuando mi hijo/a es mayor de edad?

Cabe destacar que la pensión de alimentos no se extingue por el mero hecho de alcanzar los 18 años, sino que la jurisprudencia ha venido a determinar una serie de características que deben valorarse en cada situación en concreto para poder determinar si la pensión se debe seguir abonando o si se extingue tal obligación:

1.- La pensión de alimentos engloba todos aquellos gastos considerados indispensables y habituales para el hijo en cuestión, todo ello atendiendo a cada caso: vestido, calzado, alimentación, estudios, etc.

2.- La cuantía de la pensión debe ser proporcional a los ingresos del progenitor obligado a su pago, ya que éste también debe sobrevivir con sus propios recursos.

3.- El derecho a su percepción por parte de los menores de edad es insoslayable, por lo que se tendrá que afrontar sí o sí adecuándose a la realidad del hecho.

No obstante lo anterior, y como hemos expuesto al inicio de este artículo, la cosa cambia cuando se trata de mayores de edad… ¿debo seguir pagando la pensión? La primera respuesta es sí: cuando se está obligado a su pago en virtud de Sentencia Judicial la misma se tendrá que acatar en todo momento, de manera que la única vía para su modificación o extinción es presentando un nuevo escrito al Juzgado en ese sentido, solicitando lo que se considere preciso (que se aminore, se aumente o se extinga).

Dicho esto, tanto las Audiencias Provinciales españolas como el propio Tribunal Supremo en diversas Sentencias ha venido resaltando que los progenitores no custodios pueden ver extinguida esa pensión de alimentos a la que se encuentran obligados cuando existe voluntad por parte de sus hijos mayores de edad de permanecer  en ese estatus conocido como “ninis”: ni trabajan, ni estudian.

Es más, a esta conducta el Tribunal Supremo la ha denominado “parasitismo social”, haciéndose eco de las resoluciones dictadas por diferentes Audiencias Provinciales. A mayor abundamiento sobre la cuestión, para que se pueda extinguir un derecho de alimentos correspondiente a un hijo mayor de edad deben concurrir una serie de premisas:

-          Que no estudie o realice estudios de un nivel muy inferior al que por edad le correspondía. Por ejemplo, que con 20 años continúe cursando Bachillerato, o lleve 5 años para finalizar unos estudios de grado.

-          Que no trabaje o desarrolle una prestación laboral mínima para poder cubrir sus propios gastos y “caprichos”.

-          Que no se encuentre en búsqueda activa de empleo. Es más, en Soria los Juzgados extinguieron una pensión de alimentos por la inactividad del hijo mayor de edad ya que el último currículum que había presentado había sido meses antes de presentar la correspondiente demanda modificativa.

En resumen, la pensión de alimentos frente a un hijo menor de edad se dará siempre, partiendo en todo caso del principio de proporcionalidad y el mínimo vital del progenitor no custodio. Ahora bien, cuando ese menor alcanza la mayoría de edad existe la posibilidad de que la pensión se extinga cuando sean económicamente independientes, o cuando no lo sean por su propia voluntad. Es decir, solo se mantendrá cuando “no haya terminado su formación por causas que no les sea imputable”. 

Etiquetas: Abogado, Cáceres, Divorcio, #pension de alimentos